Amotor Review Test Drive

Chevrolet Camaro SS 6.2 MT, un juguete para el niño que llevamos dentro.

Esta semana nos pusimos a los mandos del nuevo Chevroler Camaro SS 6.2 MT, la versión más potente con caja de cambios manual de la línea.
Aprovecha y solicita tu TEST CAR al final de la nota!

La verdad es que el Chevrolet Camaro es un icono para más de una generación de amantes de este modelo deportivo de la marca del corbatín. Un modelo que nació allá por el año 1966 como respuesta a su eterno rival, el Ford Mustang, y del que pasaron 4 generaciones hasta que el año 2002 ceso su producción hasta que renació con su quinta generación en el año 2010, la que se actualizo el año 2013 y llega ahora a nuestras manos.

Camaro SS 6.2 MT (5)

Se vende en 5 diferentes configuraciones, comenzando por la versión RS, que equipa un motor V6 de 3.6 litros y entrega 323 hp y 375 nm de torque, unido a una única transmisión manual de 6 velocidades. Le siguen las versiones SS, que además de aumentar su equipamiento, incorporan un motor V8 de 6.2 litros, entregando 400 hp y 553 nm de torque cuando esta acoplado a la transmisión automática de 6 velocidades y 426 hp y 567 nm de torque cuando se acopla a la transmisión manual de 6 velocidades.

Como versiones más exclusivas, encontramos por sobre la RS y las SS, el Camaro Convertible SS, el que comparte el motor V8 de 6.2 y la caja automática de la versión SS AT, pero con un exclusivo techo convertible de lona. Como cúspide de la gama, se encuentra el exclusivo y potente (como si los otros no lo fueran) ZL1, el que se encumbra como la versión más deportiva de la gama, con un moto V8 de 6.2 litros supercargado, el que entrega la friolera de 580 hp y 754 nm de torque, a través de una transmisión automática de 6 velocidades.

Camaro SS 6.2 MT

Los precios de todas las versiones a Febrero del 2014 son:

Camaro 2P 3.6L RS MT: CLP $23.590.000

Camaro 2P 6.2L SS MT: CLP $27.590.000 (versión probada)

Camaro 2P 6.2L SS AT: CLP $28.590.000

Camaro 2P 6.2L Convertible SS AT: CLP $32.590.000

Camaro 2P 6.2L ZL1 AT: CLP $37.500.000

Bueno, y lo primero que queda claro es que se trata de un modelo deportivo que en su versión «desde» ya entrega 323 hp y que permite elegir distintas configuraciones a gusto del consumidor. Nosotros nos colocamos al mando de una versión muy especial, que tomando como base el SS 6.2 MT de color blanco, se le incorporaron detalles que personalizan su carrocería y la verdad, lo convierten en lo que podría parecer un juguete de adultos, un auto a control remoto o un protagonista de los Transformers.

Camaro SS 6.2 MT (9)

Pero vayamos de a poco, ya que tenemos un automóvil del que nos dará mucho de que hablar. Lo primero, salta fuertemente la atención, y es su diseño, inspirado fuertemente en los primeros Camaro de la década de los 60. Este diseño se actualizo a fines del año pasado, pero dejando lo básico inalterado, con unas dimensiones imponentes, que llaman la atención en cualquier situación y que hacen honor al nombre de muscle car, por el angulo que se le mire.

Su delantera comienza con un gran frontal, al que luego de la última actualización, se le aumento el tamaño del parachoques delantero, disminuyendo levemente el tamaño de los focos principales. Esto la verdad es que se aprecia mayormente en los LED que rodean a los focos principales de bi-xenón, ya que estos anteriormente se podían apreciar por completo y ahora se recortaron levemente. Sus neblineros disminuyeron de tamaño, ahora además adaptando un lente proyector para mejorar su focalización.

Camaro SS 6.2 MT (3)

Su capo, mantiene un tamaño muy grande, pero agregando una toma de aire, que no solo es estética, sino que permite mejorar la evacuación de la temperatura del compartimiento del motor. Este mismo, muestra una protuberancia al centro, pensada en darle mayor espacio al gran motor de ocho cilindros.

Recorriendo su lateral, veremos que llaman la atención las enormes llantas aro 20 de aluminio pulido, las que calzan neumáticos de distintas medidas en el tren delantero, con 245/45 R20 y 275/40 R20 en el trasero, para privilegiar el mayor ancho atrás, y así poder transmitir de mejor manera la gran potencia disponible al suelo. Podemos apreciar que la zona vidriada no es muy grande, principalmente para privilegiar el diseño bajo y deportivo, en donde encontramos uno de los pocos puntos débiles con respecto a su diseño y son los espejos retrovisores. Estos incorporan los intermitentes, pero se ven un poco grandes (parece muy «orejón») y esto se debe a que por normativa de Chile, es obligatorio contar con espejos abatibles, y estos debieron adaptarse a esto, a costa de perder los más estilizados que contaban los primeros Camaro de la quinta generación.

Camaro SS 6.2 MT (8)

En el techo de la cabina, podemos ver una pequeña antena, con forma de aleta de tiburón, necesaria para la recepción del sistema GPS con navegación, del que hablaremos luego. Esta ubicada en donde termina el techo y comienza el vidrio trasero, lo que le da un toque más deportivo al conjunto. También podemos ver el sunroof electrico, y en este caso, acompañado por unas vistosas lineas azules con borde símil a fibra de carbono, que recorren todo el techo.

Su parte trasera conserva las proporciones del modelo lanzado el 2010, pero es la que ha recibido las mayores modificaciones, que afectan a sus focos traseros y modifican mucho el look. Lo primero que cambia, es que ya no son dos grupos ópticos separados, sino que se unieron y formaron uno solo más alargado y con estilo retro. Pero esto es solo el estilo, ya que incorpora la última tecnología LED para las luces, que entregan muy buena iluminación nocturna. Esta sección del auto se acompaña por dos salidas de escape, de gran tamaño, que permiten botar los gases al motor V8, produciendo una exquisita melodía cuando subimos las rpms.

Camaro SS 6.2 MT (7)

Sus dimensiones son bastante grandes, con un largo de 4.841 mm, un ancho de 1.918mm, un alto de 1.377 mm con una distancia entre ejes de 2.852 mm. Su peso neto es de 1.785 kg, cuenta con un estanque de combustible de 72 litros y un maletero con capacidad de 320 litros, los que sin ser tan pocos, se ven limitados por una boca de carga pequeña, lo que dificulta el ingreso de maletas grandes.

Camaro SS 6.2 MT (21)

Ya abrimos la enorme puerta para ingresar a su interior y vemos que nos tiene preparado este deportivo norteamericano. Lo primero que llama la atención es lo bajo que se encuentran los asientos, muy envolventes y deportivos por cierto, con el logo SS bordado en su apoya cabeza. Un volante de buen grip, con la inscripción SS en si parte inferior, con controles de la radio, sistema bluetooth, velocidad de crucero, pero que desgraciadamente nos recuerda a otros modelos de la familia Chevrolet, perdiendo algo de la personalidad que tenían los primeros de esta quinta generación.

Camaro SS 6.2 MT (24)

El tablero de instrumentos también cambio un poco sus medidores, acercándolos más a otros modelos Chevrolet por estética, pero manteniendo la disposición de dos grandes relojes, uno para la velocidad y otro para las vueltas del motor. Una pantalla entre medio de ellos, nos muestra información útil y fácil de leer. Otra de las novedades y que se agradece mucho, es el Head Up Display, que proyecta por sobre el tablero de instrumentos información importante del vehículo, la que podemos modificar, a gusto. Muy buen detalle para un automóvil donde las cosas pasan bien rápido.

Camaro SS 6.2 MT (29)

Las otras novedades las encontramos en su panel central, donde incorpora una nueva radio con sistema MyLink, la que incorpora una pantalla touch, bluetooth, GPS, streeming de audio bluetooth, entre otras funciones. Tiene una interfaz muy amigable y que permite sacarle mayor partido al sistema de sonido Boston Premium de parlantes, los que tienen un excelente sonido, aprovechando especialmente la música con gran cantidad de bajos.

Camaro SS 6.2 MT (25)

Bajo la radio, encontramos los comandos del aire acondicionado, el que podría haber sido climatizador automático pero perdonamos en este caso debido al planteamiento deportivo. Ya en la parte más baja, al frente del selector de la palanca de velocidades, encontramos 4 relojes que nos indican diversa información referente al motor, muy al estilo retro, de buena presentación pero muy lejos de la vista del conductor, lo que obliga a sacar por completo la vista del camino para poder chequearlos.

Camaro SS 6.2 MT (22)

Como equipamiento destacable, podemos mencionar los asientos delanteros eléctricos (sin memoria), tapizados en  cuero y calefaccionados. El espacio para pasajeros traseros es reducido, pero más que nada por el espacio para las piernas, ya que el tamaño de los asientos traseros, pensados para dos personas, no es tan pequeño como en otros deportivos 2+2. El acceso no es tan cómodo, como es de esperarse en un automóvil bajo, donde el asiento se mueve hacia adelante al accionar una palanca al centro del respaldo de este.

Hablando de su seguridad, incorpora todo lo que se espera de un modelo de sus prestaciones, incluyendo airbags frontales, airbags laterales, airbags de cortina, sistema de frenos Brembo con discos en las 4 ruedas, ABS, control de tracción y estabilidad, sensor de estacionamiento trasero y cámara trasera, entre otros. Se extraña solamente un sistema de sensores delanteros de proximidad, especialmente con el gran capo y trompa delantera.

Camaro SS 6.2 MT (14)

Ya entrando al compartimiento del motor, vemos lo que es la estrella de este automóvil, y es su gran motor de ocho cilindros en V, 6.2 litros, que entrega nada menos que 426 hp y 567 nm de torque, a través de una transmisión manual de 6 velocidades, de accionamiento preciso y desarrollos bastante largos (en primera alcanza 80 km/h y en sexta a 1.000 rpm ya circula casi a 70 km/h). Su sonido es realmente exquisito, con un ronroneo en baja que se convierte en un rugido cuando lo aceleramos a fondo.

Camaro SS 6.2 MT

Alcanza los 100 km/h en cerca de 4.9 segundos, pero lo más sorprendente es la sensación que entrega, ya que por su gran tamaño, no parece que acelerara tanto, y alcanza una velocidad máxima limitada electrónicamente, de 250 km/h. Lo otro, es que si desconectamos el control de tracción, sentiremos toda la potencia empujando desde la parte trasera del auto, que pareciera que quiere pasarnos. La aceleración continua fuerte por sobre las velocidades legales, acelerando con facilidad sobre los 200 km/h sin darnos cuenta. Aquí se nota una de las ventajas del motor de gran cilindrada, ya que parece que la fuerte entrega de potencia se mantiene a altas velocidades, con mayor claridad que algunos motores de menor cilindrada con turbo, que pueden acelerar en tiempos similares hasta los 100 km/h, pero no siguen empujando con la misma vivacidad después de eso.

Camaro SS 6.2 MT (16)

La suspensión también mantiene un andar muy norteamericano, ya que no es incomoda para nada, pero que si entrega una grata sensación de seguridad al manejar, sin balanceos ni movimientos extraños. La frenada es muy potente, a cargo de sendos frenos Brembo con discos en las 4 ruedas, que también nos entregan seguridad al momento de acelerar con decisión. No tuvimos la oportunidad de probar el auto en pista, por lo que no pudimos corroborar la capacidad de mantener una buena frenada después de un uso intensivo en pista.

Los neumáticos Pirelli P Zero acompañan también mucho en la buena tracción, y gracias a su inmenso tamaño y perfil (45 adelante y 40 atrás), permiten absorber la mayor parte de las imperfecciones del camino, por muy irregular que se encuentre. A Chile solamente llegan versiones con llantas aro 20, algo que se agradece por el lado del diseño (muy buen resultado) y por el lado del manejo. Además, no es menor decir que otros aros, como 21 o 22, encarecen y complican muchísimo al momento de recambio de neumáticos, pues son realmente escasos en esos aros, no así en aro 20, que existe mayor variedad.

Camaro SS 6.2 MT (13)

Manejandolo por ciudad, probablemente no se encuentre tan a gusto, debido a un embriague un poco duro, un tamaño bastante grande, no muy buena visibilidad (sobretodo en calles chicas o estacionamientos), en donde puede ser un poco sufrido desplazarse. Hay que reconocer eso si, que no se trata de un automóvil bajo, ya que por lo menos en nuestro recorrido, no tuvimos problemas de que tocara en alguna entrada a un edificio. Otro de los peros para circular por la ciudad, es que al ser un auto bajo, nos sentimos a veces un poco vulnerables a los grandes SUV y camionetas que nos rodean, dando la sensación de que pueden no verlos, algo por otro lado difícil por lo llamativo de su diseño (un punto a favor por el lado de lo llamativo).

Si buscamos las cosas positivas del manejo en ciudad, lógicamente esta la inmediata respuesta del motor y su gran torque, el que nos permite prácticamente partir en tercera o cuarta (no recomendable, pero posible). Esto es reafirmado por el computador a bordo, que nos muestra como recomendación de manejo más económico, pasar cambios saltados. Otra de las ventajas en ciudad y que probablemente aprecien la mayor parte de sus conductores, es la reserva de pique, si es que algún osado conductor pretende hacernos acelerar. Esto es para lo que fue pensado y cada vez que lo hagamos, nos robara una sonrisa de oreja a oreja.

Camaro SS 6.2 MT (19)

Ya al salir de las calles de la ciudad, sea una autopista urbana o una carretera, veremos como este Camaro se siente increíblemente a cómodo, ya que pareciera que fue diseñado para los viajes largos. Una comodidad sin duda, buen equipo de sonido, motor realmente potente y silencioso a velocidades de crucero, hacen de los viajes un mero tramite. En estas situaciones, no importa tanto la posición de manejo baja, o la escasa visibilidad, ya que lo más probable, es que no tengamos muchos automóviles adelante nuestro. Otra recomendación, es circular por estas vías de noche, ya que para esto contaremos con un excelente sistema de luces, con xenón para las bajas y altas.

Camaro SS 6.2 MT (26)

Obviamente, buscándole los peros, no podemos dejar de referirnos al consumo, el que como es de suponer, es alto en casi todas las situaciones (de manejo normal para este auto), entregando cerca de 5 km/l en ciudad y unos 10 en carretera, siempre a velocidades legales. Ya si nos colocamos a pistear, el consumo se dispara, producto de que debemos alimentar esos 426 caballos. Hay que agregar, que este motor no cuenta con el sistema Active Fuel Management, que si esta presente en el motor que equipa con la caja de cambios automática, el que permite desconectar 4 cilindros en situaciones de baja carga, lo que mejora en hasta un 11% el consumo.

Camaro SS 6.2 MT (27)

Como conclusión, no podemos decir que no nos dio un poco de pena devolver el hermoso Camaro SS 6.2 MT que tuvimos a lo largo de la semana, ya que nos entrego muchas satisfacciones de manejo, nos hizo sentirnos como un o personaje futbolista famoso (aunque ni juegue en Xbox) por como nos miraban en la calle, pero por sobretodo, nos llevo a sentirnos como un niño manejando un auto de película. El consumo, algunos faltantes de equipamiento, su tamaño y poca visibilidad pasan a segundo plano rápidamente cuando apretamos el acelerador, el que nos dibuja una sonrisa como si fuéramos niños.

 

About the author

misterlira

Add Comment

Click here to post a comment